Un nuevo horizonte en la población Las Turbinas

created by dji camera

¡¡Gran Noticia!! Tenemos parque en “Las Turbinas”

Junto con la arboleda, jardines y prados dispondremos de multicanchas deportivas, calles y veredas pavimentadas y alumbrado público. De esta manera, queda en el pasado esa imagen de pobreza extrema proveniente del campamento habitado por modestas familias coexistiendo junto al pestilente basural y canal a tajo abierto.

Nuestros vecinos y vecinas de “Las Turbinas” ahora viven y respiran con absoluta dignidad, en un medio ambiente donde ya no existen modestas mediaguas ni el pestilente basural con canal a tajo abierto.

Sí que lo sabe Ana Pardo González (43), jefa de hogar. Llegó el 2009 a vivir a la población Las Turbinas. Frente a su casa estaba el campamento, que había llegado 15 años atrás, con casitas de material ligero, levantadas por un millar de personas, hacinadas junto a la acequia convertida en basural. 

“Era horrible vivir así, respirando ese olor hediondo y convivir con los guarenes y bichos de toda clase”, rememora Ana Pardo. “Nadie hacía nada”.

Mónica Oteíza es más antigua en el sector. Lleva 35 años en Las Turbinas. Con su marido y cuatro hijos se instalaron en un sitio eriazo, cuando había un canal de regadío, varios montículos de tierra y mediaguas. Venían del campamento Silva Henríquez, de Puente Alto. “La toma y el basural nos impedían mirar por las ventanas para afuera”, recordó. Las ratas de gran tamaño paseaban por los patios junto a los perros.

Pero, como nada es para siempre, el panorama comenzó a cambiar.  Esto, según el alcalde Miguel Ángel Bruna Silva, “porque hicimos que las familias de la toma postularan a los subsidios habitacionales del Estado y, tras otorgarles subsidios de arriendo mientras tanto, se trasladaron a sus viviendas propias. Poco a poco se fue terminando este campamento”.

Pero el basural seguía. Hubo promesas diversas, “nunca se concretó nada. Pero fue “con el mismo  alcalde Bruna que se produjo la erradicación total del basural”, nos cuenta Ana Pardo, quien es presidenta de la Junta de Vecinos de Las Turbinas, una esforzada jefa de familia, que además de trabajar en empaque de un supermercado, estudia cuarto año de Derecho en la Universidad Autónoma.

En dos años se hizo la limpieza total en la superficie de 8.000 metros cuadrados, equivalentes a un total de siete calles, desde calle Don Carlos hasta calle Don Francisco. Se saneó, con erradicación de pozos negros y la debida certificación de las autoridades de Salud. Allí se construyó un parque dotado de diversas especies arbóreas, jardines con lindas plantas, flores y prados. Junto con lo anterior, se instaló alumbrado público moderno; las calles y veredas se pavimentaron; así entonces, los vecinos de todas las edades contarán con multicanchas deportivas para el necesario esparcimiento y una recreación sana para nuestros niños, jóvenes y adultos mayores.

Ana Pardo no oculta su felicidad: “Ha sido un cambio de vida muy bueno, ahora hay un sueño para los niños, hay futuro para la población, que es lo más importante. La gente está creyendo en cosas. Se ve un futuro digno, que todos nos merecemos: trabajadores, pobladores, estudiantes. Ahora la gente no tiene por qué irse de la población”.

Por cierto que cambió el horizonte del barrio. Hasta los actos delictuales y la drogadicción ya están disminuyendo. En el pasado reciente muchas familias se fueron por estos flagelos.     

La vecina María Videla ahora respira profundo, porque no tiene la contaminación pegada a la naríz: “Por fin tenemos algo como la gente. Ha sido un cambio muy bueno. Si antes me daba vergüenza hasta invitar a parientes a visitarme”.

¡Gran noticia! Tenemos Parque en “Las Turbinas”. Pronto se entregará a la comunidad.

El próximo viernes 15 de febrero, en ceremonia oficial con autoridades del Ministerio de la Vivienda, del Serviu Metropolitano y de la Municipalidad de Lo Espejo, será inaugurado. De esta manera quedará repuesta, en parte, la esquiva dignidad de este reencontrado sector de nuestra comuna.

 

Font Resize